The Light of Eärendil – Frankia

Así comienza el trail del astronauta hacia la Luz de Eärendil (The Light of Eärendil).

El camino y la conexión con el Cosmos, la exploración y búsqueda de mensajes a través de la música y las historias con las que todos podemos identificarnos en cualquier momento de nuestras vidas. Mirémonos al espejo, porque ésta será la comprensión de las duras y frías verdades que descubriremos y viviremos juntos. Musica de Frankia.

Escucha aquí el prólogo o lee el comienzo de la historia a continuación:

 

PRÓLOGO - LA LUZ DE EÄRENDIL

  • El momento ha llegado, hermano.

Mientras se ajustaba su casco negro de neón en su mega cabeza, saltó a su nave y cerró la puerta de vidrio del techo. Al sentarse pensó.

  • ¿Qué pasará cuando me vaya? ¿Me perderé en el camino? ¡Ni cagando! Además, igual ya estoy medio que sin rumbo.

Aceleró como los dioses, la velocidad aumentaba y si alguien hubiera estado mirando, ese alguien habría visto el reflejo de todas las luces viajando a través del visor de su casco, a través de la ventana de su nave, a través de sus ojos llenos de incertidumbre. Esperen, esperen, ¿este tipo por qué se estaba yendo?

  • ¡Nos fuimos!

Luz roja, ¡frena pana!.

  • Bro, no puedo parar.

Luz amarilla, luz verde.

  • Métele más candela.

Mientras manejaba, le subió los voltios a su radio para tripear mejor la música. Pero hubo algo que captó su atención, unos sonidos resonando en el fondo. Oigan, ¿sí tenemos los derechos para esta música?

  • ¿Qué putas es eso?

Luces de neón, semáforos, luces de restaurantes y bares aparecían y desaparecían del visor de su casco. 

  • Ah hermano, esto es hermoso, espero poder verlo desde lejos.

Estaba hablando solo, pensando en el color de los sonidos, porque cada melodía, ritmo y cualquier otra cosa sin o con sentido y x alguna vez dicha tenía un color, ¡porque en realidad podía ver los colores de los sonidos! ¡Es de locos! Y tenías que ser él para creer esto, porque no se pueden inventar estas cosas.

  • Esto está cheverisimo, y con esta rola de fondo, creo que se está cocinando algo.

En las calles la gente hablaba, tomaba, reía y miraba sus teléfonos. Sumergidos, conectados o desconectados del Mundo, del Universo, grabándose bailando una nueva melodía de moda, un desafío, sin mirar nunca hacia arriba.

  • ¿Y por qué lo haríamos? Las luces de la ciudad han secuestrado las luces del cielo. Esos malditos sonidos, ¿de dónde vienen?.

Quizás deberías buscarlo, bro.

  • Espera, ¿por qué me hablas? Tú eres el narrador, ¿puedes hablarme?

Pues estamos conversando, ¿o no? Podemos hacer lo que queramos, siempre y cuando el otro tipo siga escribiendo. Además, se dice que todo lo que puedas pensar, cada evento posible que proviene de un solo pensamiento, en realidad puede tener lugar en un Universo paralelo, por lo tanto, este es el Universo donde podemos tener esta conversación.

  • Qué te fumaste, bro, comparte, eso está de locos, pero me suena bastante bien si me preguntas, porque además, este iba a ser un viaje solitario.

Oculté mi sorpresa por su reacción positiva, y luego dije: ¿adónde vergas vas?.

  • Ya vas a ver, pero primero necesito llegar ahí.

Señaló el horizonte, el borde de la ciudad, la frontera de su hogar. Estaba dirigiendo su rastro hacia la cima de la montaña. Y a medida que se acercaba a su destino, redujo la velocidad y luego detuvo su nave. Qué mal parquea este tipo. 

  • Hemos llegado.

Salió de su nave y, al pararse en la cima de la colina, pudo ver a la ciudad justo bajo sus pies. Era una noche fría y las intensas luces de la ciudad habían quitado el protagonismo a las estrellas, no podías ver una aún si lo quisieras.  

  • Desde aquí, desde afuera todo en mi ciudad se ve tan tranquilo, como si toda alegría y tristeza, como si todos los problemas y dudas, fueran silenciados por la distancia. Y he traído algunos temas míos aquí, y otros los dejé atrás, están esperándome, por si tengo la suerte suficiente de regresar a casa para enfrentarlos.

Cuando se dio la vuelta y miró hacia el otro lado de la montaña, vio solo sombras en los valles, senderos completamente negros. 

  • La oscuridad, tiempo de perderse en su mirada.

¿Qué habla el broder? ¿Qué significa perderse en su mirada? Sin embargo, mientras seguía la sombra del valle sus ojos encontraron el horizonte, pequeñas luces comenzaron a pintar el cielo, miró hacia arriba y miles de estrellas llovían sobre él, flotaban y llamaban. 

  • ¿Estas luces también están llenas de caos, de felicidad y de tristeza? Quizás la luz o quizás el vacío, la oscuridad y lo desconocido puedan tener algo que decir en nuestro beneficio.

Siguió mirando hacia arriba en silencio y luego dijo.

  • Aquí es donde todo comienza.

¿Qué comienza?.

  • Hay algo ahí fuera.

Señaló al cielo.

  • Lo encontraré, porque esos sonidos y colores que escucho, esas vibraciones se sienten como mensajes cifrados y palabras que vienen de ahí fuera, y los decodificaremos, los traeremos aquí, para todos quienes lo necesitan, para nosotros, si eso es del todo posible.

Siguió señalando, pero esta vez movió el dedo y de repente se detuvo. Estaba buscando una estrella específica, estaba buscando a Eärendil, la estrella más distante jamás observada en el Cosmos, pero no es posible detectar a Eärendil a simple vista.

  • Iré a nuestro Horizonte de Luz y traeremos la Luz de Eärendil. 

Hijue madre, eso suena del putas, y no sé qué significa Horizonte de Luz, pero chequiémole.

  • Puede que sea un viaje solo de ida, pero si logramos volver, volveremos con algo para todos.

Espera, ¿viaje de ida? Yo no me apunto a eso pana.

  • Es un juego peligroso y tú vienes conmigo.  

Y así comienza el sendero de algo así como un Trail del Astronauta. El camino y la conexión con el Cosmos, la exploración y búsqueda de mensajes a través de la música y las historias con las que todos podemos identificarnos en cualquier momento de nuestras vidas. Mirémonos al espejo, porque ésta será la comprensión de las duras y frías verdades que descubriremos y viviremos juntos.

  • Ya pues ¿ya terminaste? Tenemos que irnos.

Vamos pues. Sólo déjame decir esto para aquellos que lo necesitan, para quienes creo que disfrutarán mucho de este viaje, uno que me estoy colando ahora, desde este mismo momento, incluso antes de que lleguemos a nuestro destino final: te damos la Luz de Eärendil, nuestra estrella más querida. Que sea para ustedes la luz en los lugares oscuros, cuando todas las demás luces se hayan apagado.

  • Qué heavy, broder, tenaz frase, muy buena.

Es de Galadriel de El Señor de los Anillos, panita.

  • Bueno, no pares.

Contínua la historia aquí en el Capítulo 1 – Rogue.

HISTORIA

Prólogo – The Light of Eärendil
Chapter 1 – Rogue